Behavioral Finance: las finanzas desde una perspectiva más humana

Ciclo de conferencias en Mercados Financieros y Banca de Inversión
  • Home
  • Nuestro Centro
  • Noticias
  • Behavioral Finance: las finanzas desde una perspectiva más humana
Behavioral Finance: las finanzas desde una perspectiva más humana
21 febrero 2022
El pasado 31 de enero, tuvo lugar en el Centro de Estudios Garrigues la primera conferencia dentro del Ciclo de Conferencias del área de Mercados Financieros y Banca privada en la cual se debatió sobre la relevancia imparable que las ciencias del comportamiento están teniendo en la economía en general y en las finanzas en particular.

El lunes 31 de enero, se celebró en el marco de los másteres y programas de finanzas del Centro de Estudios Garrigues, la primera conferencia del Ciclo de Conferencias previsto para el curso 21/22 especializadas en Mercados Financieros y Banca privada denominada "Behavioral Finance: las finanzas desde una perspectiva más humana". El ponente fue Diego Valero Carreras, Presidente de Novaster, quien analizó la relevancia que las ciencias del comportamiento están teniendo en el área económico-financiero.

La economía conductual nos ayuda a tener una visión más humana de las finanzas, porque se centra en los comportamientos, percepciones y emociones de las personas, y no en los productos financieros. Estos se tienen que adaptar a las personas para que éstas puedan tomar decisiones que sean útiles para ellas.

En ese sentido, la salud financiera toma un protagonismo relevante, pues se refiere a la capacidad del ser humano de cumplir con sus obligaciones financieras, poder tener cierta tranquilidad ante el futuro y poder tomar decisiones razonables de carácter financiero.

Los objetivos de salud financiera se enmarcan en un hexágono que trata las seis claves para tener un buen desempeño financiero: gestión del día a día, fondos de emergencia, objetivos de corto plazo, protección, objetivos de largo plazo y anticipación de objetivos.

Alcanzar cotas razonables de salud financiera implica trabajar sobre cambio de comportamiento, y es dónde la economía conductual entra de lleno, con los distintos modelos y metodologías para conseguir buenos hábitos en entornos básicamente emocionales. Las personas tenemos sesgos (desviaciones sobre la norma) que se producen o por ignorancia (sesgos cognitivos) o por valoraciones personales (sesgos emocionales). Trabajar sobre esos sesgos con modelos de cambio de comportamiento es crítico para mejorar la salud financiera.

Algunas de las herramientas que se utilizan en el terreno de la behavioral economics son la arquitectura de decisiones, o cómo diseñamos los mecanismos para conseguir que las personas tomen buenas decisiones de una forma sencilla, y el nudging o cómo podemos cambiar, con pequeños impulsos costo-efectivos, algunos comportamientos.

Estas herramientas distinguen las heurísticas, o atajos mentales que nuestro cerebro utiliza, y los sesgos, definidos como los errores derivados del uso de heurísticas.

Conocer las bases de la economía conductual es imprescindible para poder entender las finanzas conductuales, que nos llevan a un entendimiento diferente al de las finanzas clásicas. En éstas, los procesos de perfilado de los clientes no tienen en cuenta las características psicográficas del inversor, sino que en base a tests más bien genéricos se asigna un perfil moderado, conservador o agresivo, que estudios muestran que suele tener alta correlación con el perfil del gestor que está pasando el test al cliente. Las finanzas conductuales analizan además los sesgos emocionales y cognitivos de las personas, y son conscientes de que esos sesgos varían en el tiempo, incluso súbitamente.

Para tener una relación humana, personalizada, interpretativa y guiada de las finanzas, el asesoramiento conductual, al que podemos llamar también coaching financiero, se convierte en una acción necesaria. Un coach trabaja en convertir los sueños de los inversores en objetivos financieros y los acompaña apoyando permanentemente, entendiendo sus emociones y sus percepciones. Desde esa perspectiva es posible que se mejore la salud financiera de las personas, y que cosas tan difíciles de conseguir como ahorrar, por ejemplo, sean factibles. Se trata de trabajar los hábitos, poner fácil el camino, y dar apoyo tanto en las fases previas a la decisión, como muy especialmente en las fases posteriores.

Las ciencias del comportamiento nos ofrecen metodología para conocer e interpretar los mecanismos de acción que nuestro cerebro activa para tomar decisiones, y por ello, nos permiten actuar para que esas decisiones sean beneficiosas para nosotros.

Muchas gracias a todos los participantes.

Próximos eventos

Slide 1 of 0
Share

Centro formativo de referencia con alto reconocimiento en el mercado y en la comunidad educativa.

Especializado, desde hace más de 27 años, en el ámbito de la Administración y la Dirección de Empresas, la Economía, el Derecho y las Finanzas.

© 2022 Centro de Estudios Garrigues. Todos los derechos reservados